Comentarios finales: beatificación del Beato Stanley Rother

1 de Octubre, 2017

Arzobispo Pablo S. Coakley

23 de septiembre de 2017
Ciudad de Oklahoma, Oklahoma

¡Alabado sea Jesucristo! Este es un día de regocijo para la Iglesia en Oklahoma, los Estados Unidos, y ciertamente por la Iglesia en Guatemala y más allá. Quiero expresar mi agradecimiento a todos ustedes por estar con nosotros para presenciar este acontecimiento histórico y lleno de gracia y compartir nuestra alegría mientras damos gracias a Dios por el testimonio del Beato Stanley Francis Rother, sacerdote y mártir.

Estoy especialmente agradecido por la presencia del Cardenal Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. Gracias por su hermosa homilía y su apoyo durante todo el proceso que nos ha llevado a esta gloriosa beatificación.

Estoy agradecido por la presencia de Mons. Walter Erbi, que representa a nuestro Nuncio, el Arzobispo Christophe Pierre, que aunque no puede estar aquí hoy ha tenido un gran interés en todo lo relacionado con la Causa del Beato Stanley. Por favor, expresenle nuestro agradecimiento por todo su apoyo.
 
Aprecio la presencia de tantos de mis hermanos obispos, sacerdotes y diáconos y tantas mujeres y hombres consagrados. Es maravilloso ver a nuestros seminaristas y estoy seguro de que a través del testimonio y la intercesión del Beato Stanley Rother muchos más jóvenes responderán al llamado de Dios al sacerdocio ya la vida consagrada siguiendo el ejemplo de este buen pastor y discípulo misionero.
 
Muchos han venido de grandes distancias y quiero reconocer especialmente a aquellos que han viajado desde Guatemala para honrar al Padre A'Plas, incluyendo mis hermanos obispos y sacerdotes y los fieles asociados con la parroquia de Santiago Atitlan. Nos honran con su presencia.
 
Un día extraordinario como este no sucede sin la dedicación y los generosos esfuerzos de muchas personas. Quiero comenzar reconociendo al Arzobispo Beltrán, que tuvo la visión y la confianza necesaria para iniciar el proceso de la Causa del Padre Rother hace diez años. Usted reunió un tribunal extraordinario de hombres y mujeres dedicados que trabajaron arduamente para reunir testimonios y sentar las bases de lo que celebramos hoy. Muchos de estos miembros del tribunal están presentes también. ¡Gracias!
 
Tengo que reconocer a mi personal, el mejor del mundo, que hizo el trabajo pesado en la preparación para esta hermosa beatificación. Gracias por ir más allá tan a menudo en atender a los innumerables detalles de preparación, planificación y ejecución. Estoy agradecido por el ejército de voluntarios que han asistido con todos los detalles de la hospitalidad, incluyendo a los músicos, coros y ministros litúrgicos. ¡Qué hermosa celebración ha sido ésta!
 
Por último, estoy agradecido a los donantes y benefactores que han ayudado a financiar el costo de este día, especialmente los Caballeros de Colón, OSV, las diócesis de Tulsa, Little Rock y Boise, Idaho, Catholic Extension Society y EWTN. ¡Gracias por su generoso apoyo! Hay muchos más que podrían ser nombrados, sepan que estoy profundamente y personalmente agradecido por su participación.
 
Nuestro trabajo aún no está completo. ¡Las misericordias de Dios no se agotan! ¡Ahora volvemos nuestra atención al proceso de canonización! ¡Beato Stanley Rother, ruega por nosotros!