¿Vas a ir?

20 de Agosto, 2017

Arzobispo Pablo S. Coakley

El lunes 21 de agosto, muchos estadounidenses serán testigos de un fenómeno astronómico extremadamente raro, un eclipse solar total. El sol parecerá oscurecido por un tiempo mientras la luna pasa entre la tierra y el sol, proyectando su sombra sobre gran parte de la superficie de la tierra. ¡La última vez que ocurrió tal acontecimiento a través de los Estados Unidos contiguos fue en 1918! Miles de personas viajarán grandes distancias para experimentar este fenómeno extraordinario.

Tal vez fue un verdadero eclipse solar que coincidió con el momento de la muerte de Nuestro Señor que causó la oscuridad descrita en el Evangelio de San Mateo: "Desde el mediodía hasta las tres de la tarde todo el país se cubrió de tinieblas." (Mt 27, 45). Un eclipse del sol es ciertamente un signo cósmico apropiado para el mismo momento en que el pecado y la muerte parecían triunfar sobre la luz y la vida. Durante tres días, la esperanza fue eclipsada por la desesperación. La Resurrección, sin embargo, proclama la victoria final de Cristo: la victoria de la vida sobre la muerte; El triunfo de la Divina Misericordia sobre el pecado humano. Jesucristo es la luz del mundo y esta "La luz brilla en las tinieblas y las tinieblas no la impidieron." (Jn 1, 5).

El 28 de julio de 1981, debe haber parecido como si la oscuridad hubiera triunfado en el pueblo de Santiago Atitlán en Guatemala. Esa mañana, miles de feligreses afligidos se reunieron en la plaza frente a la masiva iglesia colonial, cuando se difundió la noticia de que su amado pastor, el Padre A'Plas, había sido asesinado. Durante la noche, los intrusos habían roto la puerta de la rectoría y asesinado al Padre Stanley Rother, el pastor que no huía.

La esperanza parecía haber sido vencida por la violencia, el amor eclipsado por el odio. Pero la vida y la esperanza fueron victoriosas. "La sangre de los mártires es la semilla de la Iglesia", como escribió Tertuliano en el siglo II. El testimonio del Padre Stanley Rother de fidelidad y caridad pastoral ha inspirado a muchos cristianos y no cristianos en Guatemala, Oklahoma y en todo Estados Unidos. Hoy, la Iglesia de Santiago Atitlán está floreciendo. La luz de la fe sigue brillando y la oscuridad no la ha superado.

La Iglesia Católica ha reconocido oficialmente al Venerable Siervo de Dios Stanley Francis Rother como mártir de la fe. Él es el primer mártir de los Estados Unidos, y el 23 de septiembre se convertirá en el primer sacerdote nacido en los Estados Unidos en ser beatificado. ¡En Oklahoma, este evento es aún más raro que un eclipse solar total! ¿Vas a ir?

Invito a todos los que lean esto a que vayan al Centro de Convenciones de Cox en Oklahoma City el sábado 23 de septiembre a las 10 de la mañana para participar en la Misa y Rito de Beatificación para el Padre Stanley Francis Rother. Será un acontecimiento hermoso e histórico, pero lo más importante será la ocasión para una abundante efusión de gracia y misericordia sobre nuestra Iglesia, familias, comunidad y nuestra nación. Habrá amplio estacionamiento y acceso. (Y prometo que el tráfico será mucho menos difícil que el manejar a un concierto de Garth Brooks o un juego de los Thunder).

¡Vengan y vean!