Cristo Rey OKC

5 de Agosto, 2018
Arzobispo Pablo S. Coakley

"El hombre no puede vivir sin esperanza, y la educación es generadora de esperanza... El verdadero educador es como un padre o una madre que transmite una vida capaz de un futuro". Papa Francisco, dirigiéndose a la sesión plenaria de la Congregación para la Educación Católica en 2017

La Iglesia Católica valora la educación como uno de los pilares fundamentales para alcanzar nuestro potencial dado por Dios y crear una sociedad más justa y humana en la que se reconozca el valor de cada persona. Tal educación incluye dar testimonio de la verdad del Evangelio y la formación de un carácter virtuoso.

La formación en la fe junto con la lectura, escritura, ciencias y matemáticas, y la apreciación de la historia, cultura y las artes contribuyen al crecimiento y el bienestar intelectual y emocional de los alumnos. Inculcan, como dijo el Papa Francisco, "una vida capaz de un futuro" y la capacidad de navegar las demandas espirituales, prácticas y económicas del mundo.

Una educación integral es un ingrediente clave para convertirse en las personas que Dios nos creó para ser.

Por estas razones, la Iglesia ha patrocinado durante mucho tiempo a las escuelas católicas que apoyan la formación espiritual y el aprendizaje académico. En muchos países, las instituciones administradas por la Iglesia, históricamente sirvieron como las primeras "escuelas públicas" y funcionaron como algunas de las únicas salidas para personas que no eran ricas, para aprender y mejorar por sí mismas.

La Arquidiócesis de Oklahoma City tiene 22 escuelas católicas, que continúan esta tradición sobresaliente de alcance y educación a comunidades desatendidas. Estoy orgulloso de haber agregado otra escuela de calidad este año.

Este otoño, la tercera escuela secundaria católica en la arquidiócesis, Cristo Rey Oklahoma City Catholic High School, abrirá con su primera clase de primer año de escuela superior. Cristo Rey OKC lleva años construyéndose, con el apoyo activo de la arquidiócesis y de las comunidades empresariales y filantrópicas.

En primer lugar, Cristo Rey OKC es una escuela católica que enfatiza el crecimiento espiritual, la excelencia académica y el servicio a la comunidad. Los estudiantes asistirán a una Misa semanal y serán atendidos tanto por un capellán como por un ministro escolar a tiempo completo.

Ofrecerá un programa académico riguroso con una actitud "sin excusas" hacia el aprendizaje. Se espera que todos los estudiantes tengan éxito y continúen su educación en la universidad.

La escuela ha creado un impresionante programa de atletismo con productos básicos como baloncesto y pista y campo, así como deportes como remo, golf y tenis. Cada deporte será entrenado con énfasis en la construcción del carácter y el fortalecimiento de los valores.

Como parte de la red nacional de escuelas Cristo Rey, Cristo Rey OKC utiliza un modelo único de trabajo y estudio, donde los estudiantes trabajan un día a la semana con un socio corporativo en el área de Oklahoma City. La cancillería y Caridades Católicas participarán en el programa de trabajo y estudio.

Además de la valiosa experiencia empresarial y de redes que proporciona el modelo de trabajo y estudio, las empresas compensan a los estudiantes pagando la mayor parte de su matrícula. Esa contribución, combinada con donaciones de muchas personas generosas, permite a Cristo Rey colocar la matrícula y los costos en una escala movible. El formato hace que la escuela sea asequible para familias de bajos ingresos y de ingresos modestos.

Cristo Rey OKC, como todas las escuelas católicas de Oklahoma, representa una gran tradición dentro de nuestra Iglesia, que da frutos al mejorar vidas y cambiar nuestras comunidades para bien. La escuela brindará la oportunidad de ayudar a los hombres y mujeres jóvenes a profundizar su fe, alterar la trayectoria económica de sus vidas y encaminarlos hacia la felicidad y el éxito. Ayudará a fortalecer su carácter y abrirá las puertas al conocimiento y a una vida llena de oportunidades. Este es el poder de una educación católica.

Al comenzar otro año escolar, por favor, únanse a mí para orar por los estudiantes, maestros, personal y padres de todo el mundo. Que podamos reconocer que nuestras vidas y nuestro trabajo dependen totalmente de la misericordia y la providencia de Dios. Comprometámonos a ser buenos administradores de los dones que nos ha confiado.