Una Iglesia, Muchos Discípulos

26 de Noviembre, 2017
Arzobispo Pablo S. Coakley

¡Este es realmente un momento emocionante para la Arquidiócesis de Oklahoma City! La reciente beatificación del Beato Stanley Rother dio testimonio de la presencia de Dios y la vitalidad de la Iglesia aquí en Oklahoma.

La vida y el ministerio del Beato Stanley nos inspiran a cada uno de nosotros a abrazar más plenamente el llamado al discipulado misionero. ¡Somos muy bendecidos por su ejemplo! Ahora estamos llamados a construir sobre su legado.

La campaña Una Iglesia, Muchos Discípulos es la culminación de muchos años de planificación y oración y centra a toda la Iglesia Católica en Oklahoma central y occidental en tres prioridades: nueva evangelización, formación de la fe y ministerio Hispano.

Esta extraordinaria primera campaña en la Arquidiócesis de Oklahoma City responde al crecimiento explosivo de la población católica local, el llamado de Jesús al discipulado misionero y la respuesta de ustedes, pueblo fiel de la Iglesia.

La campaña proporcionará fondos para un hermoso santuario para el Beato Stanley Rother, la mejora de nuestra noble catedral, las necesidades de las parroquias locales, la educación de los seminaristas, la formación de la fe, la jubilación de los sacerdotes y para ayudar a planificar futuras parroquias.

Estoy pidiendo que se unan las 108 comunidades parroquiales y misioneras de la arquidiócesis como una sola iglesia para participar en la campaña. A todas las familias de las parroquias se les dará la oportunidad de ayudar a hacer avanzar el Reino de Dios con sus dones de tiempo, talento y tesoro.

El éxito de la campaña Una Iglesia, Muchos Discípulos solo es posible si cada uno de nosotros, en la oración, considera hacer un donativo sacrificial. Al orar sobre cómo participará, reflexione sobre las muchas bendiciones que has recibido de Dios y de qué forma le vas a responder. Sepa que estoy personalmente comprometido a participar en este esfuerzo.

Espero que se unan a mí y ayuden a que esta campaña tenga éxito. ¡Gracias por abrir su corazón y su mente al mensaje de Una Iglesia, Muchos Discípulos, y por todo lo que usted hace en la vida de la Iglesia!