Una conversación nacional

11 de Junio, 2017

Arzobispo Pablo S. Coakley

1917 fue un año trascendental en muchos aspectos. El mundo ya estaba en guerra y los Estados Unidos estaban entrando en la lucha en el conflicto que hoy conocemos como Primera Guerra Mundial. Hubo una revolución en Rusia y el comunismo ateo estaba ganando terreno en ese orgulloso país. Nuestra Señora se apareció a tres niños pastores en Fátima, Portugal, instándoles a rezar el Rosario para la conversión y para la paz.

En agosto de 1917, obispos americanos y representantes de 68 diócesis, 27 organizaciones católicas y la prensa católica se reunieron en Washington, DC para coordinar sus esfuerzos en respuesta a los considerables desafíos de aquellos tiempos. Esa reunión en Washington resultó en la organización que conocemos como la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB).

Como lo hicieron hace 100 años, los obispos de los Estados Unidos están invitando a muchos líderes, organizaciones y apostolados católicos a participar en un evento llamado "Convocación de Líderes Católicos: La Alegría del Evangelio en América".

La "Convocación de Líderes Católicos" se llevará a cabo en Orlando del 1 al 4 de julio. Los Obispos de todo Estados Unidos estarán trayendo delegaciones a reflexionar juntos sobre la llamada del Papa Francisco al discipulado misionero, tal como está expuesta en su exhortación apostólica fundacional, "Evangelii Gaudium" (La Alegría del Evangelio).

Además de los 3.000 líderes que viajarán a Orlando para participar como parte de una delegación o como miembros de un apostolado o movimiento invitado, aún más líderes católicos seguirán los eventos de la convocatoria a través de conversaciones cibernéticas como streaming y otras redes sociales.

En la "Alegría del Evangelio", el Papa Francisco nos recuerda que "La alegría del Evangelio que llena la vida de la comunidad de los discípulos es una alegría misionera." (EG 21). Cada uno de nosotros es llamado al discipulado misionero y al testimonio de Cristo al mundo. El Papa nos llama a una conversión pastoral y misionera que no puede dejar las cosas como son en la actualidad. Nos llama para salir de una actitud de mantenimiento, seguir como siempre, a una vida de misión, Iglesia en salida.

"La pastoral en clave de misión pretende abandonar el cómodo criterio pastoral del «siempre se ha hecho así». Invito a todos a ser audaces y creativos en esta tarea de repensar los objetivos, las estructuras, el estilo y los métodos evangelizadores de las propias comunidades." (EG 33).

Como 1917 fue un año tumultuoso, 2017 también está presenciando cambios sísmicos. Hay cambios culturales y étnicos masivos que afectan a la población católica de los Estados Unidos. Los fenómenos de la globalización y la comunicación instantánea presentan desafíos y oportunidades.

El cambio demográfico y los movimientos masivos de personas dentro de nuestro propio país y en todo el mundo están dando lugar a más y más personas que son excluidos, invisibles o que viven en las periferias de la sociedad. Una "cultura de tirar" que trata a las personas como cosas o productos ha erosionado el respeto por la vida y la dignidad de las personas humanas.

Estos son sólo algunos de los elementos del paisaje cambiante que vamos a identificar y reflexionar como parte del proceso en la convocatoria. Por supuesto, los participantes también elaborarán estrategias para nuevas respuestas pastorales a estos desafíos.
 
Estaré dirigiendo una delegación de más de una docena de miembros de la Arquidiócesis de Oklahoma City. Compartiremos algo de lo que hemos aprendido de nuestro propio discernimiento y planificación pastoral con los demás participantes de todo el país.

Uno de los resultados deseados es que los miembros de cada equipo local aprendan unos de otros y de las muchas otras delegaciones y regresen enriquecidos y preparados para responder más eficazmente a la invitación a vivir la alegría del Evangelio y el discipulado misionero en los Estados Unidos de hoy.

Habiendo celebrado la solemnidad de Pentecostés, estoy especialmente consciente de que el Espíritu Santo será el agente principal de una convocación exitosa. Los días de la convocatoria se estructurarán para proporcionar tiempo suficiente para la oración, Adoración Eucarística, Misa y oportunidades de reflexión y diálogo para que el Espíritu Santo pueda guiar el proceso.

Por favor oren por el éxito de este evento histórico y por nuestra delegación arquidiocesana.


Oración Para La Convocatoria De Líderes Católicos de 2017

Oh Espíritu Santo, tú que primero encendiste en nuestros corazones la alegría del Evangelio, renueva esa misma alegría en aquellos que se están preparando para la Convocatoria de Líderes Católicos.

Enciende los corazones de nuestros obispos y sus delegaciones diocesanas; dirigentes de organizaciones y movimientos nacionales; clero, religiosos y laicos; todos los que hacen posible este evento; y líderes católicos a través de los Estados Unidos.

Muévenos a dar la bienvenida a la palabra de vida en lo profundo de nuestros corazones y a responder al llamado del discipulado misionero.

Oh Espíritu Santo, transforma nuestros corazones y capacítanos para entrar en la perfecta comunión que compartes con el Padre y el Hijo.

María, Estrella de la Nueva Evangelización, ruega por nosotros.

Amén.