El Arzobispo Coakley Entabla Demanda para Detener Profanación de Hostia Hurtada en Proyectada “Misa Negra”

 

OKLAHOMA CITY (Aug. 20, 2014) -- En una demanda presentada el miércoles en la Corte de Distrito del Condado de Oklahoma, el Arzobispo Pablo Coakley pidió a un juez detener la profanación de una Hostia Eucarística hurtada como parte de una “misa negra” 'satánica proyectada en el Centro Cívico de Oklahoma City.

La hurtada Hostia consagrada, que se obtuvo ilícitamente de una Iglesia Católica, se profanaría "en las formas más viles imaginables", como una ofrenda en sacrificio a satanás. Este ritual satánico específico conocido como “misa negra” pretende ser un ataque deliberado a la Misa Católica, así como a las creencias fundamentales de todos los cristianos con el propósito declarado de burlarse de la Fe Católica. 

“Me he sentido alentado por el apoyo internacional y multireligioso que hemos recibido en solidaridad contra este ritual satánico público previsto para el próximo mes en la ciudad de Oklahoma. Mientras sigo llamando a todos los Católicos, Cristianos y personas de buena voluntad a orar diariamente por la cancelación de la llamada “misa negra” he dado un paso legal para combatir esta violación blasfema y obscena de la Misa Católica", dijo el Arzobispo Pablo Coakley, Arzobispo de la Arquidiócesis de Oklahoma City.

“Los católicos creemos que Jesucristo está realmente presente bajo la forma de pan y vino en la Santa Eucaristía y es la fuente y cumbre de nuestra fe. Los organizadores locales de esta violación satánica tienen la intención de utilizar una hurtada Hostia consagrada obtenida ilícitamente de una Iglesia Católica para profanarlo como sacrificio a satanás. A través de esta acción legal, espero evitar la profanación de la Hostia y que justamente sea devuelta a la Iglesia.”

Específicamente, la demanda solicita la devolución de la Hostia como propiedad hurtada y una orden judicial contra su destrucción.

El Arzobispo Coakley sigue pidiendo a los fieles rezar la Oración a San Miguel Arcángel, al final de cada Misa, y pide que cada parroquia lleve a cabo una Hora Santa Eucarística con  la Bendición con El Santísimo.