PARA DIFUSIÓN INMEDIATA

Arzobispo Coakley sobre la Sentencias del Tribunal Supremo: "Ningún Dictamen Judicial Puede Cambiar la Verdad Sobre el Matrimonio"

 

OKLAHOMA CITY (26 de junio de 2013) Con un fallo de 5-4, la Corte Suprema dictaminó hoy la Ley de Defensa del Matrimonio, que define el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer, es inconstitucional. La decisión implica que el gobierno federal debe ahora tratar a las parejas del mismo sexo que se le han concedido licencias de matrimonio a nivel estatal como parejas casadas válidamente para efectos de la ley federal, desde el Seguro Social hasta los impuestos.

El Reverendísimo Pablo S. Coakley, Arzobispo de Oklahoma City, dijo que está profundamente preocupado por la decisión de la Corte de revocar DOMA, la Ley de Defensa del Matrimonio.

"Al declarar que la Ley de Defensa del Matrimonio era inconstitucional, la Corte Suprema señaló su falta de voluntad para defender la verdad sobre el matrimonio", dijo el Arzobispo Coakley. "Sin embargo, el bien común depende de la voluntad de los líderes de la sociedad para defender las verdades básicas de nuestra humanidad, incluyendo la verdad que no estamos solamente encarnados, sino engendrados.

 

Los hombres y las mujeres son diferentes, y la diferencia entre hombres y mujeres importa. Importa, en general, pero es importante sobre todo para el matrimonio y la paternidad. Sólo la unión entre un hombre y una mujer trae hijos, y cada niño tiene un padre y una madre, a pesar de las trágicas circunstancias que a veces impiden que un niño conozca y se relacione con uno o ambos de sus padres personalmente.

 

Además, cada niño merece saber la verdad de que él tiene un padre y una madre, para ser capaz de discernir su lugar en 'la sucesión de las generaciones' y reconocer que él es parte de una gran continuidad. El matrimonio y la paternidad sin género es una ilusión costosa que priva a los niños de forma deliberada del conocimiento de esa verdad.

En este momento, nosotros, como católicos reafirmamos que ninguna decisión judicial puede recrear la realidad o cambiar la verdad sobre el matrimonio, y lloramos por lo que es probable que se pierda por muchos como resultado de esta decisión - la convicción de que el matrimonio es entre un hombre y una mujer y la libertad que viene de vivir en esa convicción. Vamos a seguir orando por un renovado respeto por la complementariedad de los sexos y de las auténticas riquezas del matrimonio.

En otra decisión dividida, pero con distintos jueces a ambos lados de la ecuación, la Corte también envió a los tribunales inferiores un desafío a la Proposición 8, una iniciativa estatal para prohibir el matrimonio entre personas del mismo sexo en California, una decisión que los obispos de los Estados Unidos han dicho que también encontraron desmoralizante.

"Estamos decepcionados de que la Corte perdió la oportunidad de mantener las voces de millones de californianos que votaron para proteger el único significado del matrimonio", dijo el Arzobispo Coakley. "Teniendo en cuenta que esta decisión deja esencialmente la definición legal del matrimonio dependiente de los estados, esperamos y oramos para que Oklahoma continúe afirmando la verdad sobre el matrimonio."

 

# # #

 

 

Contacto: Tina Dzurisin

 

(405) 721-1810 ext. 120

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.