Obispos de EE.UU. piden protección permanente para migrantes jóvenes

Por Rhina Guidos
Catholic News Service

WASHINGTON – El presidente del comité sobre migración de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos pidió al gobierno "protección permanente" para jóvenes que vinieron a Estados Unidos cuando eran menores de edad sin documentación legal.

El obispo Joe S. Vásquez de Austin, Texas, presidente del Comité sobre Migración, reiteró el apoyo de los obispos al programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (conocido como DACA), promulgado en el 2012 por el entonces presidente Barack Obama que, aunque no provee estado legal, protege temporalmente de la deportación y da a los beneficiarios autorización para trabajar en los Estados Unidos -- siempre y cuando cumplan ciertos criterios.

Durante su campaña presidencial, Donald Trump dijo que eliminaría el programa, después dijo que era una decisión difícil y todavía no está claro qué le sucederá los aproximadamente 750,000 jóvenes que reciben beneficios del programa.

"Los jóvenes de DACA contribuyen a nuestra economía, son veteranos de nuestra milicia, son destacados académicos en nuestras universidades y son líderes en nuestras parroquias", dijo el obispo Vásquez en un comunicado del 18 de julio. "Estos jóvenes entraron a Estados Unidos cuando eran niños y conocen Estados Unidos como su único hogar. La dignidad de todo ser humano, particularmente la de nuestros niños y jóvenes, tiene que ser protegida".

Él instó a la administración "a continuar administrando el programa DACA y a asegurar públicamente que los jóvenes de DACA no sean prioridad de deportación".

Los obispos se unen a otras instituciones católicas preocupadas por el grupo pidiendo protección para los jóvenes. En mayo, más de 65 presidentes universitarios representando instituciones católicas estadounidenses solicitaron una reunión con el secretario del Departamento de Seguridad Nacional para conversar sobre las normas de inmigración, particularmente DACA, diciendo que estaban preocupados por el futuro de sus estudiantes. Ellos citaron incidentes en que beneficiarios de DACA fueron detenidos por autoridades de inmigración, incluso un caso en que uno de ellos fue deportado.

En su carta, los presidentes expresaron preocupación al ver a los jóvenes salir de las universidades durante el descanso de verano para trabajar, para participar en prácticas profesionales o pasantías, sin saber si podrán regresar a sus estudios en el futuro.

"Oramos para que ellos regresen", dice su carta, pero hasta ahora no han habido anuncios de lo qué la administración hará o no hará respecto al programa.