Centro de descanso de inmigrantes celebra aniversario, planea otro centro

Por Rose Ybarra
Catholic News Service

MCALLEN, Texas – Mientras el Centro de Refugio Humanitario, con administración católica, celebraba su tercer año de servicio a los inmigrantes y sus familias, funcionarios anunciaron que se construirá una nueva instalación fabricada específicamente para las necesidades de los inmigrantes y de la comunidad.
 
Caridades Católicas del Valle del Río Grande, en la Diócesis de Brownsville, abrió el centro el 10 de junio de 2014 en el salón parroquial de la iglesia Sagrado Corazón, en el centro urbano de McAllen, para ayudar a familias de América Central huyendo de la violencia, y también huyendo condiciones económicas de pobreza y desastres en sus países de origen.

 Desde que el centro abrió sus puertas se le ha servido a más de 72,000 personas, la mayoría de Honduras, Guatemala y El Salvador.
 
Las operaciones del centro serán reubicadas a un edificio al otro lado de la calle a finales del verano, dijo la hermana Norma Pimentel, directora ejecutiva de Caridades Católicas del Valle del Río Grande. El edificio está al lado del lugar donde Caridades Católicas del Valle del Río Grande tiene planes para construir la nueva instalación.
 
"El centro simboliza y celebra el corazón de la comunidad del Valle del Río Grande, que siempre ha demostrado su solidaridad y compasión", dijo la hermana Pimentel.
 
El 30 de abril, Ride for Hope, un evento en el cual participantes recorren por bicicleta 20 millas desde el muro fronterizo en Hidalgo hasta el lugar del futuro centro, ayudó a recaudar fondos para el Centro de Refugio Humanitario.
 
La meta, dijo la hermana Pimentel, también era llamar la atención al apoyo continuo de la comunidad para ayudar a le gente necesitada y para restaurar la dignidad de los más vulnerables. El nuevo refugio y centro comunitario, ella dijo, facilitará la obra de llevarle esperanza a los demás.
 
Las detenciones en la frontera se han reducido un 37 por ciento durante el año fiscal 2017, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, lo cual se traduce a números significativamente menores en el centro.
 
El centro servía casi 400 personas diarias. En días recientes el número a veces ha bajado a menos de 10. La mayor parte de los días, sin embargo, un grupo pequeño llega durante la tarde.
 
Durante una tarde reciente el gerente del centro, Eli Fernández, hizo sándwiches de jamón y queso para los que podrían llegar al centro ese día. Los inmigrantes, quienes muchas veces llegan sin dinero, se llevan la comida para llevar.
 
"Sor Norma siempre ha dicho que mientras recibamos una o dos personas estaremos aquí para ayudarlas", dijo Fernández al periódico diocesano de Brownsville. "Ellos están aquí y son humanos. Debemos atenderlos y asegurarnos de que tengan lo que necesitan para el viaje". 
 
Fernández dijo que aunque los números han bajado, el apoyo de la comunidad se ha mantenido.
 
"Los voluntarios y las donaciones todavía siguen llegando a un paso estable", ella dijo.
 
En el 2014 la Hermana Pimentel escuchó que habían muchas familias en la estación de autobuses en el centro de McAllen que solo llevaban la ropa que vestían, nada de comer ni beber y ningún lugar donde bañarse o dormir. Las familias habían sido detenidas por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos, pero entonces eran liberadas y se les daba una fecha para ir a la corte. A muchas se les dejaba en la estación de autobuses con permiso para continuar hacia sus destinos finales.
 
La hermana Pimentel abrió el centro de descanso en el salón parroquial de la iglesia, ubicada a solo dos cuadras de la estación de autobuses, para dar ayudarles con comida, ropa limpia, duchas, atención médica, provisiones para el camino, llamadas telefónicas, alojamiento y otras necesidades.
 
Ella dijo que el apoyo ofrecido por la ciudad y cientos de voluntarios de cerca y de lejos, por numerosas organizaciones incluyendo el Salvation Army y por distintos grupos y organizaciones, ha hecho posible el trabajo del centro.