La conversión ocurre cuando se aprende a hacer el bien, dice papa Francisco

Por Junno Arocho Esteves
Catholic News Service

CIUDAD DEL VATICANO – La conversión no ocurre con una varita mágica, sino cuando uno aprende a hacer el bien a través de acciones concretas todos los días, dijo el papa Francisco.

Por más santa que una persona sea, "peca siete veces al día", y se llega a la conversión con humildad y tratando de ser "mejor que el día anterior", dijo el papa el 14 de marzo durante la misa en la capilla de la Casa Santa Marta, su residencia.

"Convertirse no es ir a un hada que con la varita mágica nos convierta", dijo el papa. "Es un camino. Es un camino de alejarse (de lo malo) y de aprender".

Haciendo una reflexión sobre la primera lectura del día del profeta Isaías (1:10, 16-20), el papa dijo que "se aprende a hacer el bien con cosas concretas, no con palabras. Con hechos".

La lectura de Isaías nos ofrece tres ejemplos de esto, dijo: "ayudar a los oprimidos, escuchar la súplica de los huérfanos y defender a la viuda". En el Evangelio del día, de Mateo (23: 1-12), el papa continuó, Jesús también reprocha a los escribas y a los fariseos porque no practican lo que predican.

"Porque 'dicen y no hacen', no conocen lo concreto. Y si no hay algo concreto, no puede haber conversión", dijo.

El papa Francisco dijo que los cristianos están llamados a emprender "el camino de la conversión cuaresmal", sabiendo que Dios "es un padre que habla, que nos quiere".

"Y nos acompaña en este camino de conversión. Solo nos pide que seamos humildes y nuestros pecados serán perdonados" dijo.