Una entrevista con la directora de la escuela Sagrado Corazón

Adriana Garza

¿Qué es lo que más te agrada de tu escuela? Lo mejor de la Escuela Católica del Sagrado Corazón es su gente. Los estudiantes los padres, los maestros, personal no docente y sacerdotes.   En el Sagrado Corazón, se siente como en casa. Es una gran familia en la cual todos trabajamos y aprendemos juntos. Nos conocemos y cuidamos unos a otros. Es una comunidad maravillosa.

¿Qué es lo que más te gusta hacer cuando no estás en la escuela?
Me encanta pasar tiempo con mi familia; hablando sobre nuestro día, bromeando o simplemente estar con ellos me trae felicidad a mi día. Salir a caminar después de un largo día es perfecto al igual que pasarla descansando en un lugar tranquilo donde pueda leer un buen libro. También me gusta ver programas viejos de televisión y películas.

¿Qué rol tiene tu fe en tu trabajo?
Mi fe tiene un rol en todo lo que hago. Por largo tiempo, traté de tener control total de mi vida sin tener en cuenta como mi fe es una parte importante de esta ecuación. No hace falta decirlo, mi vida no fue fácil ni agradable. Aprendí a colocar a Dios sobre todas las cosas: en mi trabajo, mi matrimonio, mi familia y en todas mis relaciones. Desde entonces todo tiende caer en su lugar. La vida no es más fácil, pero le encuentro un propósito. Esto me recuerda una frase de Santa Teresa de Calcuta, “Dios no me ha llamado a tener éxito. El me llamó a ser fiel.”