Gimnasta guarda rosario - un regalo de su madre - muy cerca durante competición

Catholic News Service

RIO DE JANEIRO – La gimnasta olímpica estadounidense y medallista de oro Simone Biles dice que cuando viaja, a veces lleva con ella una estatua de San Sebastián, el patrono de los atletas, y que también lleva un rosario que su madre le regaló.

Biles, quien ganó la medalla de oro en gimnasia olímpica femenina en pruebas múltiples en la competencia del 11 de agosto y que ayudó a ganar la medalla de oro al equipo de mujeres de Estados Unidos el 9 de agosto, le dijo a US Weekly.
 
"Mi madre, Nellie, me compró el rosario en la iglesia. Yo no lo uso para rezar antes de competir. Normalmente rezo sola, pero lo tengo allí por si acaso", dijo la joven de 19 años a la revista, en una entrevista publicada el 8 de julio.
 
Su comentario acerca de el patrono de los atletas fue parte de una lista en un artículo acerca de Biles publicado por la revista en su sitio web el 9 de agosto con el titular, "25 cosas que usted no sabe acerca de mí".
 
Spring, Texas, es la ciudad natal de Biles y se encuentra en la Arquidiócesis de Galveston-Houston. El periódico Catholic Herald, de Londres, la describió como una persona que va a misa los domingos. Otros informes de prensa dicen que el domingo es el único día que no practica la gimnasia para poder ir a misa en Spring con su familia a la iglesia católica St. James.
 
Varios informes de prensa dicen que Biles nació en Columbus, Ohio, a padres drogadictos. Su padre abandonó a la familia y Simone pasaba de un lugar a otro, entre la casa de su madre y entre hogares de cuidado transitorio. Cuando tenía 5 o 6 años, sus abuelos, Ronald y Nellie Biles, la adoptaron a ella y a su hermana menor Adria y se mudaron a Texas.
 
Su biografía en la página web del equipo olímpico estadounidense., www.teamusa.org, dice que Biles fue educada en casa. Además de tener una hermana, tiene dos hermanos, Ronald y Adam.
 
Su interés en la gimnasia se arraigó hace 13 años. "Mi primera experiencia con la gimnasia fue cuando estaba en la guardería. "Hicimos un viaje escolar a un gimnasio y me quedé enganchada", dijo a US Weekly.
 
Sin embargo, agregó: "La gimnasia es sólo una parte de mi vida, y estoy divirtiéndome lo más posible. Pero en algún momento, voy a tener que ir a buscar un trabajo de verdad".
 
Su rutina favorita es el ejercicio de suelo, dijo. Biles dice que es determinada, disciplinada y algo de perfeccionista.
 
"Siempre ha sido testaruda," dijo su madre, una enfermera ya jubilada, a la revista Texas Monthly. "Cuando toma una decisión es como, oh, Dios mío, todo el mundo podría estar molesto y ella todavía sigue. Mis otros hijos me escuchan, ella no. Ella toma una decisión y ya".