Aconsejar el pecador, corregir al que yerra

Tercera Obra de Misericordia Espiritual

Por Álvaro Marfull Melendez
Director Asociado, Oficina de Ministerio Hispano

Las tres primeras Obras de Misericordia Espirituales guardan una relación muy íntima entre sí. Tanto que hasta podría confundirse “enseñar”, “aconsejar” y “corregir”. Pero cada una de ellas tiene su fin propio.

¿Qué es específicamente corregir? Esta palabra viene del latín “corrigere” que significa “enderezar completamente”: poner derecho, dirigir, gobernar.

En el Antiguo Testamento se dice “Corrige al amigo que quizá no obró con mala intención…a fin de que no lo haga más….Corrige al prójimo, antes de usar amenazas” (Eclo 19,13.17).
 “Podrás ciertamente reprender a tu prójimo, pero no incurrirás en pecado a causa de él” (Lev 19,17.)
En el Nuevo Testamento nuestro Señor nos manda practicar esta obra “Si tu hermano ha pecado contra ti, ve y corrígelo a solas. Si te escucha habrás ganado a tu hermano….” (Mt 18, 15 ss).
“¡Tened cuidado! Si tu hermano peca, repréndelo; y si se arrepiente, perdónalo. (Lc 17,3)
Después Pablo le dice a Timoteo “predica la palabra; insiste a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con mucha paciencia e instrucción” (2 Tim 4,2).
Y a la comunidad de Galacia: “Hermanos, aun si alguno es sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradlo en un espíritu de mansedumbre, mirándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado”.(Gal 6,1).
“Hermanos míos, si alguno de entre vosotros se extravía de la verdad y alguno le hace volver, sepa que el que hace volver a un pecador del error de su camino salvará su alma de muerte, y cubrirá multitud de pecados”. (St 5,19-20).
La radio vaticana reprodujo en 2014, una homilía del Papa Francisco, que me parece muy apropiada reproducir en algunas de sus partes:
“No se puede corregir a una persona sin amor ni sin caridad. No se puede hacer una intervención quirúrgica sin anestesia: no se puede, porque el enfermo moriría de dolor. Y la caridad es como una anestesia que ayuda a recibir la cura y a aceptar la corrección. Llamarlo personalmente, con mansedumbre, con amor y hablarle”.

En segundo lugar: “no decir algo que no es verdadero. Cuántas veces, en nuestras comunidades, se dicen cosas de otra persona, que no son verdaderas: son calumnias. O si son verdaderas, se quita la fama de aquella persona”.
“Las habladurías – reafirmó el Papa – hieren; las habladurías son bofetadas contra la fama de una persona, son bofetadas contra el corazón de una persona. … Cuando te dicen la verdad no es lindo escucharla, pero si es dicha con caridad y con amor es más fácil aceptarla”.
En tercer lugar hay que corregir con humildad: “Si tú debes corregir un defecto pequeño ahí, ¡Piensa que tú tienes tantos más grandes!”: “Si tú no eres capaz de hacerla con amor, con caridad, en la verdad y con humildad, tú harás una ofensa, una destrucción al corazón de esa persona, tú harás una habladuría más, que hiere, y tú te transformarás en un ciego hipócrita, como dice Jesús. ‘Hipócrita, quita primero la viga de tu ojo….’.”.

Indicarle a alguien una falta, una debilidad, una equivocación y hasta un pecado, la Iglesia lo ha entendido como un derecho y también un deber. Los que somos padres de familia entendemos las consecuencias de corregir apropiada y oportunamente a nuestros hijos. Gran parte de la crisis de la familia puede deberse al incumplimiento de este deber. Es más cómodo no tener conflictos. Pero los hijos sienten como indiferencia de los padres el que no se les corrija.
Jesús enseña la compasión a la hora de corregir. A la adúltera le hace sentir la libertad de corregirse de “auto-gobernarse” con su conciencia (Jn 8,11). Imitemos al Señor.