Patriarca latino dice en Belén que misericordia tiene que incluir más que parientes

Por Judith Sudilovsky
Catholic News Service

 JERUSALÉN -- El patriarca latino Fouad Twal dijo que en el Jubileo de la Misericordia llamado por el papa Francisco esa misericordia tiene que incluir a toda persona, tanto parientes como enemigos.

 "En estos días y tiempos sufrimos la ausencia de compasión en nuestros corazones como si la venida de Jesucristo y el mensaje de la Navidad fuesen en vano", él dijo en su homilía durante la Misa de medianoche en la Iglesia Santa Catalina, adyacente a la Iglesia de la Natividad en Belén, Cisjordania.

 "Es fácil mostrarle misericordia a aquellos con quienes tenemos relaciones consanguíneas, de parentesco, religión y raza. Sin embargo, es difícil ampliar la relación para incluir a los pobres y marginados, a los presos y a las víctimas de la violencia y terrorismo en Palestina y en nuestros países vecinos", él dijo. "Nuestros corazones están con los millones de refugiados que viven en campamentos y guetos, sufriendo del mordaz frío; gente huyendo de las zonas de conflicto, muchos a la deriva en aguas abiertas a bordo de botes frágiles y el mar convirtiéndose en un cementerio colectivo".

 "La misericordia, la compasión y la benevolencia todavía existen en todo el mundo. Afortunadamente, no toda la gente ha perdido su humanidad", él dijo añadiendo que la misericordia no se limita solamente a acciones y relaciones individuales, sino que es abarcadora".

 El patriarca Twal celebró la Misa de medianoche después de liderar la procesión tradicional entrando a Belén y a la Iglesia de la Natividad. Durante la salida tradicional de Belén del patriarca Twal el Día de Navidad su automóvil fue impactado con piedras de palestinos que protestaban contra soldados israelíes cerca de la Tumba de Raquel, por donde pasaba el convoy, dijo el obispo auxiliar de Jerusalén William Shomali. Él dijo que creía que las piedras no fueron lanzadas intencionalmente y que no hubo daños a los automóviles.

 Los días previos a las celebraciones navideñas la policía palestina arrestó 10 hombres, incluyendo algunos de los cuales se creía que estaban posiblemente planificando ataques contra lugares sagrados cristianos y contra peregrinos, así como otros sospechados de posible acoso físico de peregrinos en Belén durante el día festivo, dijo el obispo Shomali. Un palestino fue arrestado por quemar un árbol de Navidad en Zababdeh, villa norteña predominantemente palestina cristiana. El obispo Shomali dijo que esto era inusual, ya que la mayoría de los palestinos musulmanes disfrutan de los árboles de Navidad, aunque algunos no aceptan el despliegue público de símbolos cristianos.

 El patriarca Twal dijo durante su homilía que en tiempos en que el mundo se está tornando crecientemente brutal los fieles de todas las religiones tienen la responsabilidad de nutrir las semillas de la misericordia de modo que se convierta en una "cultura común" con vida pública y personal.

 "Las semillas de la misericordia están arraigadas en todas las religiones que nos unen con el judaísmo y el islamismo. La misericordia es reconocida como uno de los atributos más prominentes de Dios. Antes de ser omnipotente, todopoderoso, creador y supremo, Dios sigue siendo totalmente misericordioso", él dijo.

 "Consecuentemente, podemos trabajar por un mundo nuevo caracterizado por la igualdad, la paz, la caridad y el respeto mutuo, de modo que la misericordia se convierta una cultura común dentro de las vidas públicas y familiares", él añadió.

 Al celebrar el nacimiento de Jesús en la Navidad, la gente debe recordar que Jesús vino a mostrar el rostro misericordioso de Dios, dijo el patriarca Twal.

 Él dijo que el llamado a la misericordia debe extenderse hacia aquellos involucrados en la corrupción y hacia aquellos que están en la producción, el financiamiento y la venta de armas letales "a costa de la sangre de otros". Él instó a esas personas a comenzar a "pensar sensiblemente, a escuchar a sus consciencias y a sustentar la dignidad de todo ser humano por encima de sus propios intereses".

 "No hay contradicción entre la misericordia de Dios y la justicia porque él es justo y misericordioso. Cualquiera que se rehúse a buscar su misericordia, en última instancia caerá bajo el agarre firme de su justicia. Eso es lo que le da esperanza a la gente y a los individuos, víctimas de la injusticia", él dijo. "Esta noche, según celebramos el nacimiento del Príncipe de la Paz, hemos venido a orar por todas las intenciones mencionadas previamente. Juntos oramos para cambiar la faz del mundo, para que nuestro mundo sea una vivienda segura y un refugio donde la justicia prevalece sobre la rivalidad y el conflicto, la misericordia sobre la venganza, la caridad sobre el odio".

 Desde que la violencia estalló entre israelíes y palestinos hace tres meses, los agresores palestinos han matado 20 israelíes mayormente por apuñalamiento. Unos 124 palestinos han muerto por fuego israelí, de los cuales Israel dice que 85 eran agresores y el resto durante protestas.