La Sagrada Familia de Nazaret en el centro de la época Navideña

La familia de la misericordia

Por Pedro A. Moreno, O.P.
Director, Oficina de Ministerio Hispano

No es fácil la vida familiar y matrimonial. No importa la época, o el país, vivir en una comunidad de vida y amor, según la voluntad de Dios, es una laboriosa lucha cuesta arriba.

Los problemas y las dudas comienzan desde el noviazgo.  ¿Es esta la persona para mí? ¿Realmente amo a esta persona? ¿Esta persona me ama a mí? ¿Me será fiel? ¿Podremos los dos formar un hogar? ¿Será nuestro futuro hogar un lugar donde Dios está presente y es honrado?

Ya después de la boda las dudas y problemas continúan. ¿Puedo ser flexible y vivir con tranquilidad en mi matrimonio y familia a María y el niño Jesús en una pintura del siglo 17 por Il Sassoferrato. CNS/Bridgeman Art Library.pesar de las pequeñas imperfecciones de cada día? ¿Podré perseverar con mi pareja o seré de aquellos que buscan huir tan pronto me lleguen las dudas o las dificultades?  ¿Seremos acogidos como familia en nuestros nuevos vecindarios? ¿Tendremos dinero para pagar nuestras deudas y darles lo necesario a nuestros hijos? ¿Podremos vivir tranquilamente en nuestro propio país o tendremos la necesidad de emigrar a otro país? ¿Tendremos buena comunicación en el matrimonio y con nuestros hijos?

 Y cuando lleguen los hijos, ¿Qué tipo de padre o madre seré? ¿Seré ejemplo y modelo para mis hijos? ¿Podré acercarlos a Dios? ¿Podré formar un hogar que sea como una pequeña Iglesia, escuela de amor y misericordia?  Si sucediese que mi pareja llegara a morir ¿podría yo a solas llevar mis hijos hacia delante? Cuando mis hijos ya sean adultos, ¿podrán ellos todavía contar conmigo? ¿Podré yo contar con ellos en mi vejez?

 Son muchas las dudas y preguntas que pueden surgir sobre la vida matrimonial y familiar, y por mi parte les puedo asegurar que no tengo todas las respuestas, pero si sé algo, la Sagrada Familia de Nazaret pasó por todo esto, y mucho más, y nos pueden servir de ejemplo.

 Durante el noviazgo de María y José surgieron dudas. Si Dios no le hubiese enviado un ángel, José seguiría con su plan de abandonar a María pues él estaba convencido de que le había sido infiel y que esperaba una criatura de otro hombre. El ángel le aclaró a José en sueños que la criatura que ella esperaba era por obra del Espíritu Santo y que era el Hijo de Dios.

 La Sagrada Familia sufrió rechazos en diversos vecindarios al no encontrar posada. Sufrieron pobreza al tener que nacer el niño Dios en un establo. Esta santa familia tuvo que huir a Egipto por la persecución política. Es por esta razón que el santo patrón de los emigrantes es la Sagrada Familia.

 Comprobado en varios relatos de los evangelios, podemos ver como esta familia experimentó problemas en su habilidad de comunicarse entre ellos. El mejor ejemplo de la falta de comunicación es cuando se les pierde Jesús y al final lo encuentran en el templo.

 María y José fueron los modelos y primeros maestros de la fe y la oración para Jesús, este hogar fue una verdadera escuela de vida, amor y misericordia divina.  Al final, después de la muerte de José, Jesús cuidó de María y ella lo acompañó hasta el pie de la cruz.

 La vida matrimonial y familiar no es fácil pero con la ayuda de Dios, con corazones llenos de amor y misericordia, y con mucha perseverancia durante los momentos difíciles y las diversas cruces, es posible triunfar como una comunidad de vida y amor.

 Pidámosle a la Sagrada Familia en esta época navideña por nuestros matrimonios y familias. Sagrada Familia de Nazaret, ruega por nosotros.