Un momento extraordinario de gracia

Por Carole Brown

En el momento en que yo tenía 10 años, ya había habido dos años jubileos en la Iglesia, uno durante el año en que nací, y el otro cuando tenía 9 años. No es sorprendente que no me di mucha cuenta de ello.

 Cuando la noticia comenzó a extenderse por el gran jubileo que la Iglesia celebraría durante el año 2000, yo era todavía sólo un pollo de primavera, por ello yo estaba escuchando todo por primera vez. Lo que llamó mi atención era que habría "gracias adicionales" para los que las buscaran. Un montón de gracia. La gracia es una cosa bastante difícil de cuantificar, así que no es fácil de describir cómo puede haber más una vez y menos en otras ocasiones.  Pero de todos modos, yo soy codiciosa acerca de la gracia.

 Por lo tanto, yo estaba intrigada y motivada para buscar esas gracias, y sobre todo a hacerlo para algunos de mis amigos que estaban lejos de Dios. Fue un momento maravilloso cuando uno de esos amigos por el que yo había orado en particular,  y que había estado alejado del Señor y de la Iglesia durante 18 años, se reconcilió en su cumpleaños, en el año del Gran Jubileo. Por lo tanto - ¡Soy un creyente!

 A principios de este año, Francisco anunció que la Iglesia va a observar un "Jubileo Extraordinario de la Misericordia" a partir del 8 de diciembre. El dijo:

 “Encomendaremos la vida de la Iglesia, la humanidad entera y el inmenso cosmos a la Señoría de Cristo, esperando que derrame su misericordia como el rocío de la mañana para una fecunda historia, todavía por construir con el compromiso de todos en el próximo futuro. ¡Cómo deseo que los años por venir estén impregnados de misericordia para poder ir al encuentro de cada persona llevando la bondad y la ternura de Dios! A todos, creyentes y lejanos, pueda llegar el bálsamo de la misericordia como signo del Reino de Dios que está ya presente en medio de nosotros.”

 Por lo tanto, este es un momento extraordinario de gracia para aquellos de nosotros que estamos activos en nuestra fe, pero también es un momento especial de gracia para aquellos que están alejados - nuestros amigos, vecinos y niños que ya no practican, y los que están perdidos espiritualmente. Dios les está buscando activamente, y él quiere que seamos sus intercesores y sus embajadores. Por lo tanto, si tu corazón está preocupado por alguien que se ha apartado del Señor, o la Iglesia, desde hace mucho tiempo, este es un año especial de gracia, precisamente para ellos - y para ti!

 El comienzo del Año Jubilar está marcado por la apertura de las Puertas Santas en la Basílica de San Pedro en Roma el 8 de diciembre. En la Arquidiócesis de Oklahoma City, tenemos ocho iglesias designadas como iglesias con Puertas Santas, que se abrirán en el 13 de diciembre.

 La Catedral de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, OKC
La Catedral antigua de San José , OKC
Santa María, Ponca City
Abadía de San Gregorio, Shawnee
Santuario Nacional del Niño Jesús de Praga
Santa Cruz, Madill
San Pedro, Woodward
Santísimo Sacramento, Lawton

 Cruzar el umbral de las Puertas Santas es un gesto por el cual los fieles pueden ganar una indulgencia especial durante el Jubileo. (Catecismo de la Iglesia Católica, par. 1471.)

 La gente está invitada a hacer una peregrinación a cada una de estas iglesias en el transcurso del año para ganar esta gracia especial.
 
Más información estará disponible en las próximas semanas para actividades especiales relacionadas con el Jubileo Extraordinario de la Misericordia.